Cuarentena: Ep. 1

Cuarentena en Colombia: Episodios durante la pandemia del Covid-19

Fotografía: @evelynchamorro
Episodio 1| Fecha de vencimiento.

Desperté después del mediodía. Abrí los ojos y comprobé que el fogonazo de luz del que de repente era consciente venia de afuera, alumbraba desde la ventana. Di un vistazo general a la pieza, todavía soñoliento y entonces desperté. Miré por unos segundos hacia el techo y luego moví el cuerpo hacia un lado y salí de la cama.
Tomé el celular, por eso sabía que eran más del mediodía y que iban a ser las tres y entonces conecté el Wifi. Sobre el costado izquierda de la cama estaba recogida una montaña de ropa, mientras que desde el centro y ocupando todo el resto del lado derecho, estaba la cobija gruesa que utilizo para dormir. Al lado de la cama dos bicicletas y dos mesas. Sobre una de las mesas una lámpara que nadie usa. En la otra el computador, el vaso, el mouse que uso todo el día mientras tengo que estar aquí.
 
Fotografía: @evelynchamorro
Recuerdo bien que hoy en la mañana mientras miraba la cama aún estaba atontado por el sueño. Me había acostado a las 4 de la mañana luego de estar jugando toda la noche PUBG y mientras me quedaba dormido o lo intentaba lo único que sentía era como poco a poco caía en el sueño en una posición incómoda. A las horas siguientes en efecto fue así, me sobaba el cuello y caminaba al baño cuando leí en la notificación de Youtube, en la parte superior de la pantalla, “ULTIMOMINUTO: ITALIA confinam…”. Abrí y escuché: 7503 muertos por covid-19, los infectados son alrededor de 57.500.
Seguí al baño, me senté en el retrete y esperé a empezar a orinar antes de continuar mirando las notificaciones. Pasándolas hacia la izquierda para irlas viendo y descartando. En España también hay números altos de contagio y una considerable cifra de muertos: 3.500. En Ecuador, Perú, Argentina, Chile, mi país (Colombia) las cifras individuales no superan aun los mil, pero sé que lo harán. Me levanto de la taza, bajo la palanca, camino al lavabo: En Brasil hay casos, pero Bolsonaro dice que es una “gripita”. Así es como se refiere al virus. En Brasil hay más de 2.500 enfermos. Trump y AMLO están en la misma línea: No cuarentena, que no panda el cúnico.
Fotografía: @evelynchamorro
Fotografía: @evelynchamorro
Hoy es 27 de marzo del 2020. En Colombia se ha decretado el toque de queda obligatorio, en términos técnicos “aislamiento preventivo obligatorio” desde este martes 25 hasta el 14 de abril. Se ha tomado esta decisión luego de que el fin de semana hubiera un amotinamiento político en el país donde algunos alcaldes y gobernadores optaron por tomar acciones frente al virus con cuarentenas, aislamientos, toques de queda. Decisiones de abierto desacato al presidente. Él que no y ellos que sí. La verdad es: Iván Duque todavía no quería cerrar el país, incluso dejó funcionando el aeropuerto más importante de Colombia, El Dorado, por donde habían entrado los primeros casos. Al final la cifra de contagiados creció y esto ayudó a que el tipo terminara cediendo.
 
Hoy es 27 pero entre el 20 y el 23 pasaron muchas cosas que sé serán importantes en mis próximas entregas. Vivo en Popayán, el 20 de marzo dijeron que el alcalde de esta ciudad dio positivo para Covid-19. En la ciudad también hay un toque de queda desde entonces, aunque el martes que era, según el despelote, el final del toque de queda (digamos) municipal, para darle cabida al nacional, gubernamental la gente aquí y en muchas otras ciudades, incluyendo las principales, como Cali, Medellín, etc., mucha gente salió a trabajar, a comprar a las galerías populares o las calles del comercio en masa. Esto, claro, aumenta las probabilidades de contagio e infección. Colombia lleva 6 muertos y 491 contagiados.
Fotografía: @evelynchamorro
Caminé al baño enumerando cosas que serían importantes de recordar. El martes hubo un amotinamiento en algunas cárceles de Colombia, incluyendo las dos más importantes de Bogotá: La Picota y La Modelo. Particularmente, los presos de la Modelo lograron salir hasta inmediaciones de la cárcel, pero el ejército y la policía los replegaron a tiros. El resultado total al día siguiente fue de 23 muertos y 83 heridos. Adentro había incendio de camisetas y colchones. En la cárcel de Popayán también hubo amotinamientos. Los presos subieron hasta el techo de la cárcel, pero la situación no pasó a mayores. Justo esta semana los reclusos a nivel nacional habían empezado a quejarse por las medidas que se estaba tomando con ellos y su seguridad por el virus.
Miré la estufa. Luego la nevera. Me acerqué a la segunda para abrirla y sacar algo para prepararme un sándwich. En un tarro guardo especialmente la mortadela y el queso. He optado estos días por alternarme los sabores para no asquearme de la comida. Talvez un error muy frecuente para encerrarse en una casa es caer en la monotonía a la hora de comer. Esto tal vez afecte notoriamente el placer que sentimos por la comida y nos altere incluso la psique ¿no?
 
El caso es que tomé el tarro y me dirigí unos pasos más al fondo del aparta estudio, rumbo a la cocina. En mi celular ahora colocaba una trasmisión en vivo en Facebook sobre noticias nacionales. Lo coloqué sobre el mesón, recostado sobre la licuadora. Recordé que también era importante resaltar que, aparte del alcalde de Popayán, que conocen en Bogotá especialmente por haber presidido al club de futbol Millonarios, ninguno de los infectados por covid-19 en Colombia es famoso. No es, por ejemplo, el caso de los italianos donde incluso una de las estrellas de la Juventus de Turín, Paulo Dybala, dio positivo. Son muchos, alrededor de 50 los futbolistas contagiados. Igual deportistas de otras disciplinas, actrices, actores, en fin, famosos. Recuerdo que pensé en eso cuando caí en cuenta de que debajo del queso, justo en el borde inferior del cuadrado, había una especie de circulo grisáceo por fuera y verde-amarillento por dentro. La periodista dijo entonces: Es insólito lo que pasa en Colombia, la maquina con la que se hacen las pruebas por covid-19 está descompuesta. ¿Descompuesta? Pensé. Un hombre que hablaba desde el micrófono de su computadora y que, por lo tanto, se escuchaba lejano y no tan nítido como la periodista, y que lo enfocaban en uno de los cuatro cuadros de la pantalla, comprobó: Sí, X, así es. Estamos intentando arreglar esta problemática lo más pronto posible. Pensé: Hoy es 27 y la cuarentena debería de ir hasta el 14. Si las maquinas se dañan no se registran casos que ya de por si estaban acumulados. ¿Eso no pone en peligro esa fecha? ¿Fecha? ¿Desde cuándo estaba dañado el queso? 17 de marzo. Yo comí el 20 al enterarme de lo del alcalde. 

Fotografía: @evelynchamorro
 
*Cada episodio de esta serie de la Revista Aparato Nacional viene acompañada de un grupo de fotografías que también pueden ver en nuestro Instagram @aparato_nacional. PDA: Busca “Cuarentena” en las historias destacadas para enlace directo.
 
 

Sobre el autor

Andrés Felipe Burbano Ibarra

Nació en Popayán, pero se crio en Piendamó. Pese a que lleva muchos años leyendo y escribiendo, no es hasta que funda la Revista Digital Aparato Nacional, en el 2019, que decide empezar a autopublicar algunos de sus cuentos. Fue a la universidad, pero un día se aburrió y la dejó.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Facebook
Instagram
YouTube
Scroll to Top